¿Qué importancia tiene la comunicación no verbal durante una entrevista laboral?

//¿Qué importancia tiene la comunicación no verbal durante una entrevista laboral?

¿Qué importancia tiene la comunicación no verbal durante una entrevista laboral?

En la comunicación, sólo el 7% del contenido se manifiesta a través de las palabras. Considerando esta premisa, es válido afirmar que, a la hora de asistir a una entrevista, no deberías preocuparte sólo por lo que vas a decir.

Cuando la agenda personal (en estos tiempos, el propio celular) marca que próximamente tendremos una entrevista laboral, una numerosa cantidad de pensamientos atraviesan nuestra mente. La ansiedad suele intervenir, situándonos en una charla imaginaria que intenta prevenir todo tipo de preguntas y respuestas posibles a enfrentar en la venidera entrevista. En lugar de ensayar un diálogo que, con certidumbre, no sucederá tal como preveías, una mejor opción es estar atento a ciertos aspectos que exceden el ámbito verbal.

Dentro del 93% que llamamos “comunicación no verbal”, se encuentran aspectos propios del lenguaje corporal. Un factor importante es la postura que adoptamos durante la entrevista. Por eso te dejamos algunos tips para tener en cuenta:

– No sentarse al borde de la silla: Refleja incomodidad, por eso es recomendable sentarse sobre toda la superficie.

– Adoptar una postura recta: Los hombros deben estar alineados con tu espalda. Pero relajate para parecer confiado y tranquilo.

– No cruces los brazos: Dejá caer tus brazos sobre las piernas, pero nunca los cruces. También podés apoyar tus manos sobre la mesa, pero sin invadir el espacio del entrevistador.

Además de la postura, es conveniente establecer un contacto visual con el entrevistador, sin agachar la mirada, ya que eso demuestra inseguridad. También es importante controlar el movimiento de las manos, haciéndolo en forma natural, sin agitarlas ni apretarlas con fuerza. Las manos deben estar visibles, sin colocarlas dentro de los bolsillos, ya que parecería que estás escondiendo algo.

Si bien existe cierta ansiedad antes y durante la entrevista, es conveniente evitar gestos como tocarse el pelo, la cara o frotarse las manos, ya que son signos de nerviosismo. Si te das cuenta de que los estás haciendo, poné las manos sobre tu regazo.

Otro actor clave en la escena no verbal es el silencio. Realizar una pausa sirve para darse un respiro durante el discurso, pero también puede ser un signo positivo para el entrevistador, ya que este sutil silencio demuestra que uno está reflexionando sobre lo que se acaba de decir. A un empleador no debería agradarle que su potencial empleado realice sus tareas apresuradamente y sin pensar. De la misma manera, en el momento de la entrevista, es bueno mostrarse como una persona receptiva, que sabe escuchar y razonar lo que le dicen antes de dar una respuesta.

Por otra parte, las personas en promedio retienen solamente entre un 50 y un 60% de lo que se les dice. Este nivel de memoria dura sólo unos minutos. Dos días después, su capacidad para recordar detalles de la conversación habrá disminuido un 25%. En este sentido, es importante procurar una escucha activa, más aún considerando que para lograr una comunicación efectiva, es necesario contar con buenos oradores, pero también buenos oyentes.

Una entrevista laboral puede ser un gran paso para el cambio de vida que estás buscando. No permitas que los nervios te impidan alcanzar tu objetivo. Tené presente que la persona que lleve adelante la entrevista también tiene sus defectos, que seguramente no querrá que los observes en ese primer encuentro. ¡Si estás tranquilo, todo irá mejor!

Redacción elaborada por Christian Rao, voluntario Fundación PROEM.

2020-12-09T18:21:41+00:00