fbpx

Mujeres y emprendedoras ¿Vivimos en un mundo pensado para varones?

//Mujeres y emprendedoras ¿Vivimos en un mundo pensado para varones?

Mujeres y emprendedoras ¿Vivimos en un mundo pensado para varones?

Entrevistamos a microemprendedoras que participan de nuestros espacios de formación y asistencia para conocer su perspectiva sobre el rol de las mujeres en el ecosistema emprendedor.

En Proem sabemos que armar y mantener una empresa no es fácil. Vivimos en un contexto complejo donde los obstáculos se cruzan en el camino de todo emprendedor y las mujeres no son la excepción. En tiempos en los que el rol de la mujer está en boca de todos quisimos conocer más sobre ellas ¿Qué problemas han tenido? ¿Quién las inspira? Los hombres ¿las apoyan o las desmotivan? ¿Los hijos compiten por la atención de la madre o participan del emprendimiento? Entrevistamos a seis emprendedoras que nos ayudan a comprender cómo se desarrolla el ecosistema emprendedor gestionado por mujeres.

¿Qué te hizo querer comenzar un emprendimiento?

Sandra Rojas, de Sandra Eventos, microempresa de gastronomía: “Poder hacer lo que me gusta y vivir de ello”.

Adriana Sist, de Lelita Amigurumis y Crochet, emprendimiento de tejido: “Tener algo a lo que aferrarme y dedicarme ante la inestabilidad laboral”.

Vanesa Paz, de Organización Integral de Eventos Paz: “Comenzamos un poco por casualidad. Como familia numerosa siempre nos encontrábamos trabajando gustosamente para nuestras celebraciones familiares y disfrutábamos muchísimo haciéndolo. Un día se nos ocurrió que tal vez podríamos sumar todos nuestros talentos y habilidades y transformarlo en nuestro ingreso”.

Helena Niño Gómez, de Pandemonium, del rubro joyería: “Comencé este emprendimiento por la necesidad de hacer algo que me gustara, que me generara algún ingreso y que pudiera acomodar con los horarios de mi familia”.

Sandra Vicente, de Todo Pasa, emprendimiento de reciclado en maderas pallet: “Hacer algo distinto y para mí, mío. Renuncié a mi trabajo cuando me di cuenta de que me aburría y de que algo tenía que hacer”.

Laura Mansilla, de Espacio Cocoliche, quien maneja un emprendimiento de modelado de pastas sin horno: “Me llegó el momento de no pertenecer al sistema cuando redujeron los empleados en la empresa donde había trabajado por 20 años. Paralelamente, siempre me estuve capacitando y obtuve el título de Chef pastelera. Eso me llevó comenzar un emprendimiento de cocina. Ese fue mi primer emprendimiento”.

“En 2015 surgieron ganas de aprender otras técnicas como tejido, bordado, jardinería y modelado de pastas. Fue en ese aprendizaje que la alfarería y las técnicas de cerámica me encontraron. Aprendí a usar material de la pasta piedra que, en los tiempos de ahora, te permite hacer cosas maravillosas ya que no necesita horno y fragua solo. Así fue como abrí mi segundo emprendimiento, Cocoloche”.

¿Alguién te inspiró? ¿Cómo lo toma tu familia?

SR: – Sí, mi mamá cocinaba para los cumples y me encantaba.

AS: -Siempre tejí y una de mis hijas me incentivó a hacerlo. Mi familia me ayuda acompañando y participando en lo que puede. Mi hija me ayuda con las redes y mi esposo ovila hilado.

HNG: – Con mi esposo siempre vimos este emprendimiento como un proyecto familiar así que siempre conté con el apoyo de todos.

LM: -Mi negocio de cocina viene de familia porque mi mamá me enseñó mucho. En mi emprendimiento actual me inspiran las continuas creaciones. Es como tener mi propio motor. Además mi marido me acompaña siempre y es parte de todo. Con el tiempo me di cuenta de que no tengo tantos amigos como esa gente que dice tener miles de amigos.
La gente que valoro muchísimo es la de los cursos que realizo, las personas de la feria y los compañeros de taller que están en tu misma sintonía. Los quiero y empatizo con ellos porque nos entendemos. Sabemos que no hay que explicar nada, que estamos todos para aprender y salir adelante.
En estos momentos mi familia me sigue en todo. Desde participar en mis vivos de alguna venta hasta ayudarme a armar una feria virtual.

¿Cuáles son los mayores obstáculos a la hora de iniciar y mantener un emprendimiento?

SR: – Lo económico y un poco de inseguridad.

AS: – En mí caso la inseguridad ante lo desconocido y el manejo de redes.

VP: – En nuestro caso el mayor obstáculo para comenzar fue invertir ya que a ninguno de nosotros nos sobraba ni tiempo ni dinero. Eso nos impulsó a ser creativos.
Hay obstáculos para mantenerse en el tiempo. Uno de ellos puede ser la diversidad de opiniones. Cada uno de nosotros piensa de forma diferente. Así que tuvimos que aprender (y aun lo seguimos haciendo) a escucharnos, a respetar los aportes del otro y a buscar un punto en común. Otro obstáculo puede ser el ingreso y las inversiones. No es fácil este aspecto en el contexto que vivimos. Pero a pesar de todo entendimos que trabajar en familia tiene sus beneficios. Entonces tratamos de mantener la mira en esa ventaja.

HNG: – Los mayores obstáculos a la hora de iniciar cualquier emprendimiento son: el dinero para invertir, saber organizarse y el tiempo para seguir capacitándose.

LM: – El mayor obstáculo a la hora de iniciar es el miedo al fracaso, pero después te das cuenta que es parte del aprendizaje. Para mantener mi negocio el principal obstáculo fue la falta de tiempo para seguir aprendiendo. Esto último se notó más en esta cuarentena. Hoy en día sigo vendiendo por las famosas redes donde tuve que tirarme a la pileta.

¿Qué te gustaría que cambiara para poder llevar tu emprendimiento mejor?

AS: -Que todo esto pase y poder participar de ferias y contacto humano. Las redes son bárbaras, pero se necesita volver a las ferias presenciales.

HNG: -En esta nueva realidad todo se dificulta un poco más . A mí me gustaría poder volver a las ferias presenciales donde tenía mayor contacto con mis clientas.

LM: – Que se valla la CUARENTENAA. A parte de eso, me gustaría tener un local propio en algún lugar de mucho público como El Tigre, San Isidro o el sur de la Argentina.

¿Conocés otras mujeres emprendedoras? En caso de así ser ¿quiénes son?

AS: – Conocí mujeres hermosas en “Proem”. Algunas son: Sandra (Todo pasa), Laura (Espacio Cocoliche) y Plotter Van. También en la feria de Olivos pude conocer mujeres maravillosas.

VP: – Conozco a mujeres emprendedoras muy talentosas. Una de ellas es Raquel Medina quien se dedica a confeccionar vestidos de novia de ensueño. Su página de Facebook es Ivapauli. También quiero mencionar a Miriam Furtado. Su pasión es tejer y hace unos diseños maravillosos. Su página en Facebook es: AMarte.

LM: – Sí, conozco muchas emprendedoras. ALE BOU es una de ellas. Ella me ayudó a conectarme con la pasta piedra y fue quien me recomendó Proem. De ahí se abrió otra puerta muy rica en calidad de personas.

¿Qué le recomiendas a otras mujeres que quieren ser emprendedoras?

-SR: – Que nunca bajen los brazos, siempre para delante que se puede.

AS: – Que no tengan miedo. No es fácil. No hay nada fijo. Se hace cuesta arriba, pero no hay que aflojar.

VP: – Les recomiendo a todo aquel que tiene un sueño que lo haga realidad. No hay nada más lindo que ver nacer aquello que tanto esperaste. Soñar no cuesta nada. Concretarlo lo cuesta todo ¡Y cada logro lo vale!

HNG: – Mi recomendación para mujeres que quieren emprender es simplemente no desesperar y ser constantes. Con tiempo y dedicación todo se acomoda.

LM: – Lo que yo recomiendo es que NUNCA se comparen. Cada persona tiene su esencia y sus tiempos. No será el mismo tiempo libre que tendrá una madre con niños pequeños que una mujer cuyos hijos ya son adolescentes. Este último es mi caso. Otra recomendación es el análisis de todo PARA NO VOLVER A REPETIR ERRORES.

¿Proem te prestó ayuda? De ser así ¿cómo?

SR: – Proveen con cursos y apoyos.

AS: – Sí, asesoramiento y cursos. Sirve para estar con personas con mis mismos deseos y mismas problemáticas. Es una capacitación continua.

VP: – Proem nos brindó el conocimiento teórico que nos faltaba. Nos proporcionó un ámbito de aprendizaje inolvidable. Tuvimos un sostén maravilloso de parte de la coordinación del grupo. Totalmente agradecida a Claudia, Belén, Nicolás e Ignacio por todo el apoyo que nos brindaron. No solo durante, sino también después del proceso de formación ¡También gracias por la preocupación y la ayuda constante para que sigamos en carrera con nuestros emprendimientos en este tiempo!

HNG: – Me sirvió muchísimo el curso de emprendedores de Proem. No solo por las cosas que aprendí, sino también por la red de emprendedores que se genera, el apoyo que me siguieron dando después de terminado el curso y el crédito que me ofrecieron fue realmente de muchísima ayuda.

SV: – Siempre están y me súper ayudan. Solo tengo agradecimiento hacia cada uno de ellos.

LM: -Como conté antes, Proem fue una puerta a otro nivel. El taller presencial, los contactos que me surgieron para seguir creciendo, la posibilidad de participar en las Ferias empresariales y la ayuda económica a través de un préstamo a tasa cero fueron primordiales para mi negocio. Hoy, en plena cuarentena, sigo participando de las clases on line que abarcan distintos temas de interés. Para terminar, agrego que no tiene precio el contacto directo con Belén, Lucia y Claudia mediante los grupos de WhatsApp.

Desde Proem agradecemos la participación de Adriana, Vanesa, Helena, Sandra y Laura en esta entrevista y esperamos poder ayudar a otras mujeres a cumplir el sueño de tener su propio emprendimiento.
Para consultas y pedidos a las emprendedoras, comunicate por Whatsapp 11 3186-7494 o por mail a comunicacion@proem.org.ar.

Redacción elaborada por María Belén Cantorna Blanco, voluntaria del área de comunicación. 

2020-09-21T15:53:49+00:00