Existir en el mundo online. El dolor de cabeza que debo asumir para salvar mi negocio.

//Existir en el mundo online. El dolor de cabeza que debo asumir para salvar mi negocio.

Existir en el mundo online. El dolor de cabeza que debo asumir para salvar mi negocio.

El contexto 2020 aceleró la necesidad de miles de emprendedores de sumarse a una tendencia que viene en franco crecimiento: la digitalización.

La velocidad que hoy la adaptación requiere está complejizando los desafíos y más que nunca, las experiencias de pares pueden ser la fuente más valiosa de respuestas.

Un caso de la vida real

Jésica tiene una tienda de alimentos saludables en Buenos Aires. Cuenta con 4 empleados. En 2018 abrió su tienda online con entregas a todo el país. Atenta a la demanda de productos para reventa, en 2020 inició una nueva aventura: su distribuidora mayorista.

Tienda física, tienda online y distribuidora son los tres frentes que conforman la empresa de Jésica.

Su diferencial se halla en la información. Ella se dio cuenta que muchas personas desean pasarse a una alimentación saludable y no saben cómo utilizar los productos. Su empresa les provee los productos a esas personas y también les facilita la vida asesorándolos sobre las diversas formas de consumirlos.

Tiene la mira puesta en desarrollar su propia marca y aliarse con socios estratégicos. Unos que la abastezcan de productos y otros que la ayuden a afianzar su relación con los clientes.

Crisis y oportunidad que la coyuntura le plantea a Jésica

Hasta 2020 la facturación de la empresa se distribuía entre un 95% por ventas en el local y un 5% en la tienda online. En el contexto de pandemia, las ventas de la tienda física cayeron a la mitad mientras que en la online subieron del 5% al 25%. Lo interesante es que este crecimiento en el plano digital se nutre de clientes nuevos.

Jésica está segura de apostar al mundo online pero ello le plantea un gran problema: su negocio no está preparado para asumir el pasaje y hoy día ella carga con un sinnúmero de tareas operativas que la quitan del lugar de estratega que debería y desearía estar ocupando.

Al ver el incremento de la demanda online, la primera respuesta de Jésica fue asignar las tareas de soporte de la tienda online a una de sus empleadas pero los resultados no fueron satisfactorios. Ella necesita personas especializadas en la materia pero afronta el gran desafío del pequeño negocio: costo.

Dado que el costo de invertir en los recursos humanos y tecnológicos que necesita para fortalecerse en el mundo online es elevado, teme equivocarse y esto la mantiene en vilo. ¿Dónde está el problema?

Jésica acudió a Empresarios Con Impacto para obtener claridad sobre el problema y escuchar ideas que puedan ayudarla a salir del aprieto. Muchas son las preguntas que surgieron en el debate:

¿Qué hace la competencia?

Con las dificultades que tiene hoy para sostener los costos fijos y a sabiendas de que los últimos meses del año no son tradicionalmente los mejores para su negocio ¿Tiene sentido invertir hoy en los recursos tecnológicos y humanos que requiere la apuesta online?¿Es el momento?

¿Cómo aprovechar los recursos que ya tiene para adaptarse a la demanda del momento?

¿Cómo afrontar el desafío de una plantilla menos versátil de lo que el contexto demanda?

¿Dónde poner el foco de los esfuerzos?

¿Es un problema de recursos o de estrategia?

Los datos avalan la decisión de Jésica de apostar al online

Según el Estudio MID 2020 de Comercio Electrónico confeccionado por KANTAR TNS para CACE, “en los primeros 6 meses del año, el eCommerce en la Argentina facturó $314.602 millones de pesos, lo que representa un incremento del 106 % con respecto al mismo período 2019 (…) 9 de cada 10 personas ya compraron alguna vez online, y 1 de cada 10 lo hizo por primera vez en este contexto de pandemia.” Más interesante aún: el rubro de mayor crecimiento fue el de alimentos y bebidas.

Si bien se espera que pasado el contexto la expansión se reduzca, el piso queda mucho más arriba y esto lo visualizaron los miles de emprendedores que están tratando de digitalizarse y afrontan el mismo desafío que Jésica.

Emprendemos para ser libres y muchas veces terminamos acorralados en los cuantiosos desafíos que nos plantea el día a día.

Emprendemos en solitario y contextos como el actual, donde los problemas aparecen desde todos los frentes, convierten a los desafíos en monstruos.

Empresarios Con Impacto es el espacio en que emprendedores de diversos rubros y experiencias comparten sus perspectivas y se enriquecen con la fórmula mágica de la resolución de problemas: poder ver los desafíos desde otras perspectivas.

Unite a la comunidad de Preguntas por hacer y respuestas por compartir.

Redacción: Sabrina Torrez, copywriter, emprendedora y voluntaria en Fundación PROEM.

2020-11-24T18:58:05+00:00