En septiembre de 2014, Sheila Sorayde finalizó el ciclo de formación y acompañamiento organizado por la Fundación PROEM y comenzó a transitar su camino en el mundo del trabajo. “El curso me ayudó a crecer: aprendí herramientas y recursos que son muy necesarios para mi inserción en el mercado laboral. Además, hice nuevos amigos y compartí muchas experiencias con ellos”.

Con 20 años, Sheila comenzó a estudiar Relaciones de Trabajo en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y, actualmente, trabaja como asesora de ventas en un call center. El trabajo en equipo y las estrategias de resolución de conflictos abordadas en el Programa Jóvenes ayudaron a que se adapte fácilmente al entorno laboral. “El taller me sirvió para conocerme mejor, darme cuenta qué me gusta: descubrí que tengo un perfil de servicio hacia los demás”, nos cuenta. Junto a PROEM, Sheila sigue afianzando su rumbo en el universo laboral.