Concurso Potenciar: Mario Maciel nos cuenta su experiencia

//Concurso Potenciar: Mario Maciel nos cuenta su experiencia

Concurso Potenciar: Mario Maciel nos cuenta su experiencia

Mario Maciel de 45 años nos cuenta cómo entrar al Concurso Potenciar lo ayudó a impulsar su emprendimiento de monopatines orientados al rubro de la salud.

A través de un ping pong de preguntas y respuestas, Mario nos da a conocer el objetivo de su proyecto y las características del mismo.

Una historia de vida realmente fascinante que nos muestra cómo la superación personal puede impulsar un proyecto maravilloso.

¿Cuál fue tu puntapié para iniciar el emprendimiento?

En el año 2014 me di cuenta que tenia una enfermedad llamada obesidad, frente a esto me propuse caminar y logré bajar 30 kilos. Sin embargo, por distintas circunstancias actualmente subí nuevamente de peso. Pero puedo decir que mi puntapié inicial fue la superación de mi condición.

Asimismo, un día navegando por internet encontré el monopatín y me gusto la idea de poder implementarlo, pero la realidad es que este producto se encontraba fuera del país. Por ende, comencé a indagar acerca de la posibilidad sobre si el mismo podía producirse nacionalmente, pero esto a su vez, implicaba demasiado costos.

Frente a esto opté por empezar un curso de soldadura y empecé a desarrollar el oficio para hacerme mi monopatín. A partir de verlo terminado, se me ocurrió la idea de emprenderlo y empezar a venderlo a otras personas que tenían mi misma enfermedad.

Pero, ahora tenía la difícil tarea de impulsar mi proyecto. Fue así, como encontré el Plan Potenciar del gobierno para mayores de 40 años, en este Plan me pedían una fundación para donar parte de lo que iba a producir y que la misma estuviera bien estructurada, fue así llegue a PROEM, a través de internet.

¿Cuáles son los beneficios que trae aparejado tu proyecto?

El monopatín que propongo es un aparato similar a una bicicleta , el mismo trae beneficios como el trabajo de varios músculos del cuerpo, es decir un beneficio en lo cardio y en lo anaeróbico. Asimismo, ayuda mucho como medio de trasportarte y es más practico y fácil que una bicicleta. Con este monopatín siento que vuelvo a ser nene, siento que voy jugando.

¿Tenés pensado alguna estrategia para expandir tu proyecto?

Cuando tomé conciencia de mi enfermedad, fui a un centro que ayudaban personas con mi misma condición y mi idea es volver a ese centro para empezar nuevamente con el tratamiento y al mismo tiempo invitar a la gente de los grupos a usar el monopatín y así expandirme.

El ejercicio que le mandan a hacer a las personas con obesidad es principalmente el caminar, sin embargo con el monopatín lo haces mejor, mas rápido y no te cansa tanto como caminar. Es decir, con el monopatín vas jugando.
Volviendo al tema de las bicicletas, las mismas para una persona que tiene obesidad son un impedimento, ya que es súper incomodo.

De esta manera, el monopatín es también un medio útil para que la persona pueda usarlo como transporte al mismo tiempo que hace ejercicio.

Es por eso que, ofreciéndoles el monopatín a las personas de los grupos del centro, se van a comenzar a entusiasmar y después la van a poder también ofrecer a otras personas que conozcan, es decir se forma una especie de cadena. Quiero destinar el monopatín a una cuestión de salud, que la gente que tiene obesidad sepa que con eso puede ayudar a mejorar su calidad de vida.

¿Cómo es la reacción de la gente cuando salís con el monopatín?

La gente te mira mucho pero al mismo tiempo te felicita y te da aliento para seguir. La primer impresión es asombro y luego me preguntan de donde lo saque, gracias a ello algunas personas me han preguntado si les podía fabricar uno.

¿Quiénes te motivan a emprender?

Mi motivación para emprender fue propia, yo lo quise hacer. Cuando lo fabrique y lo hice, toda mi familia se sumo.
Si tenes la idea en tu cabeza tenés que hacerla, tardé 6 años en concretar mi proyecto pero al mismo tiempo tuve que aprender a soldar para realizarlo y fue superándome día a día.

Vos solo sos tu propia motivación, tenés que buscarte solo las cosas, incluso me anote solo en el Concurso Potenciar, encontré solo la fundación que me ayudo a escribir la inscripción al concurso. Belén Repetto (coordinadora) me ayudó a escribir la inscripción y estuvo presente en todo momento.

¿Qué mensajes les dejarías a aquellos que están interesados en tu proyecto?

Que piensen en su salud, ese es el mensaje fundamental. Usando el monopatín van a cuidar y priorizar su salud, perder peso y grasa corporal.

El monopatín es plenamente para la salud, es un intermedio entre caminar y andar en bicicleta. Si te gusta caminar, con el monopatín vas a poder ir mas rápido, si te gusta andar en bicicleta, con el monopatín vas a ir más seguro.

Quiero que la gente que tenga obesidad pueda bajar de peso gracias a mis monopatines. En la actualidad la mayoría de los monopatines están diseñados para personas de peso promedio, por ende los míos estarán avocados principalmente a personas con sobrepeso y obesidad, es decir que la persona no sienta impedimento alguno de subir por miedo a romperlo.

¿Cómo ves tu emprendimiento en el largo plazo?

Considero que va a funcionar bien porque es algo para la salud, al mismo tiempo no va a ser inaccesible. Estos muy esperanzado en eso.

Retomando el tema del Concurso Potenciar ¿Cómo fue el proceso del mismo y que fue por lo que concursaste?

Me anote en el Concurso Potenciar en marzo del 2020, me entere del mismo a través de la televisión, luego me anote por la pagina web y busque a PROEM para terminar de anotarme, ya que pedían muchas cosas especificas en la solicitud del concurso de las que no tenía conocimiento. Después de realizar el papeleo correspondiente, espere 4 meses y salió la lista de los proyectos que habían ganado, y gané. Luego tuvimos que esperar 2 meses mas para que nos entregaran las herramientas. Si no hubiera sido por Belén y por PROEM no hubiese entrado al concurso.

¿Qué te incluyeron en el kit que ganaste?

Tengo una amoladora de mano de 13 pulgadas, una amoladora de banco, una agujereadora de 13 milímetros y una agujereadora de banco.

¿Notaste mucha competencia en el concurso?

En el concurso eran aproximadamente 8000 competidores y aproximadamente 800 kits, de esos 8000 concursantes que se anotaron, ganaron 800 aproximadamente. El único proyecto que tenía que ver con un medio de transporte y destinado a la salud era el mío y se pudo concluir gracias a la Fundación PROEM.

¿Ganar el curso facilito tu taller de herrería?

Puedo decir que el kit que recibí me amplia un poco mas las cosas que puedo hacer, puedo hacer mucha mas variedad de cosas gracias a las herramientas que me brindaron.

Redacción elaborada por Camila Rivero, voluntaria Fundación PROEM.

2020-10-15T15:51:05+00:00