Cómo pensar un nombre para tu emprendimiento

//Cómo pensar un nombre para tu emprendimiento

Cómo pensar un nombre para tu emprendimiento

Presentamos algunas claves para afrontar este proceso

Elegir el nombre de un emprendimiento suele ser una decisión difícil de afrontar. Nuestro proyecto es único, por lo cual debemos buscar un nombre que transmita su identidad y valores. Aquí les ofrecemos algunas pautas que pueden ayudarlos:

1 Breve y bueno, doblemente bueno

A menudo, las restricciones ayudan a proyectar un proceso creativo. Un buen ejercicio para pensar nombres de emprendimientos es limitarse al uso de dos sílabas. Cada idioma tiene sus propias características, las cuales nos pueden servir para poner en juego nuestro ingenio: en el caso del español, es común la creación de palabras de dos sílabas para abreviar ciertos conceptos. Así, hablamos de moto -por motocicleta- o foto- por fotografía-. Este recurso nos puede ayudar a pensar un nombre que la gente recuerde con facilidad.

2 Buscar música en las palabras

Es fundamental que el nombre sea fácil de pronunciar y que los clientes puedan recordarlo y reproducirlo sin caer en confusiones con otras empresas o marcas. Por lo tanto, es necesario escuchar la sonoridad del nombre, más allá del significado de las palabras. Suele ocurrir que las palabras de un idioma extranjero nos transmiten determinadas sensaciones, aun cuando no comprendemos su sentido. ¿Qué sentiríamos al escuchar el nombre de nuestra marca si no conociésemos su significado?

3 Jugar con los conceptos

Podemos entrenar nuestra creatividad jugando con dos palabras, combinándolas para obtener un concepto innovador y que suene bien. Otra posibilidad es pensar en una palabra real que describa o defina el producto, servicio o aspecto clave de nuestro emprendimiento. Buscar una palabra real te permitirá llegar a una marca que será nombrada sin confusiones por los clientes: así te evitarás explicar y aclarar una y otra vez cómo se llama tu emprendimiento.

4 Volvamos al castellano

Del mismo modo que en el punto anterior, existe una tendencia a usar términos en inglés para nombrar negocios. Esta propuesta puede ser útil en algunos rubros, pero en general corre el riesgo de caer en lugares comunes, debido a su generalización. Es probable que traducir el nombre de su producto no sea la mejor opción.

5 No te desveles por el nombre del dominio

El desarrollo de Internet planteó un nuevo desafío al momento de pensar el nombre de las marcas: ¿cómo nombraré el dominio en mi sitio web o redes sociales? No te preocupes: el nombre de la marca es mucho más importante que el término que usaremos para registrar el dominio. Por lo tanto, lo conveniente es desplegar la creatividad para descubrir un gran nombre, y luego modificarlo para registrar el dominio. Marcas muy exitosas han recurrido a esta técnica.

No existen reglas rígidas ni fórmulas mágicas para obtener un buen nombre: poné en juego estas técnicas, observá los nombres de la competencia, analizá las características de tu emprendimiento… ¡Y confiá en tu intuición!

2018-01-29T21:51:46+00:00