Cómo armar una carta de presentación

//Cómo armar una carta de presentación

Cómo armar una carta de presentación

Pautas para la redacción de una herramienta fundamental en la búsqueda de empleo.

Cuando te postules a una oferta de trabajo, siempre deberías redactar una carta de presentación. Se trata de una herramienta que puede hacer que te destaques del resto de los candidatos, de manera tal que la empresa se interese en tu perfil, lea tu currículum y te cite a una entrevista.

Para que sea realmente efectiva, personalizala de acuerdo a los requisitos de cada anuncio. Nunca uses la misma carta de presentación para todas tus postulaciones. La redacción debe ser clara y concisa, y el lenguaje, formal y profesional. Sin embargo, evitá usar frases hechas, ya que no aportarán ningún valor agregado.

En respuesta a una oferta laboral

En el encabezado, incluí el nombre de la persona responsable de la búsqueda laboral que figure en el aviso o la empresa a quien va dirigida tu postulación. Prestale atención a este punto. Luego, especificá la búsqueda o el puesto al que te estás postulando. A continuación, presentante haciendo una breve síntesis de tu perfil laboral que verán luego más detallado en tu CV. Cuando hagas esto, asegurate de destacar aquellos aspectos que justifiquen el motivo por el cual te estás postulando, es decir, lo que te hace apto para el empleo. Así, redactá tu experiencia y tu formación académica respondiendo a los requisitos del aviso, principalmente a aquellos marcados como excluyentes.

Muchas veces se solicita que especifiques tu remuneración pretendida. Esto también se incluye en la carta de presentación, luego de la síntesis de tus experiencias y aptitudes. En este punto, tené en cuenta que se trata de una primera negociación que no definirá la cantidad de dinero que vayas a ganar en caso de ser contratado.

Si te estás postulando a un empleo similar a tu trabajo actual, podrás tomar tu salario como referencia. Si estás buscando otro tipo de empleo en otra área o jerarquía y no sabés cuánto se está pagando actualmente en el mercado laboral, podés estimarlo mirando avisos de puestos similares en los que se especifique el sueldo ofrecido o preguntárselo a alguna persona que ocupe una posición de similares características. También podés tomar como referencia el salario de tu último trabajo. Otra opción es establecer un rango salarial, partiendo de lo mínimo que estarías dispuesto a ganar por realizar esas tareas y usando como tope tu remuneración ideal a percibir. En cualquiera de estos casos, aclará si te estás refiriendo a una remuneración neta o bruta.

Para una postulación espontánea

Si no estás respondiendo a una búsqueda en particular, sino enviando tu currículum a una empresa en la que te gustaría trabajar, deberías modificar el contenido de tu carta de presentación para destacar el motivo por el cual te interesaría trabajar allí y explicar cuales consideras que serían tus principales aportes a la organización.

En este caso, para personalizarla, podés dirigirla al responsable de Recursos Humanos o al jefe del departamento en el que quisieras trabajar. Si no conocés sus nombres, al menos deberías incluir el nombre de la empresa para evitar generar la impresión de que estás mandando una carta masivamente.

En cualquiera de los dos casos, cerrá la carta con una despedida formal, quedando a disposición de la empresa. Cuando la termines, asegurate de revisar que no tenga errores gramaticales o de ortografía. Si la vas a enviar por mail, incluíla en el cuerpo del mismo y adjuntá el CV.

2018-01-29T21:51:13+00:00